Nunca abandone el cine en medio de una película.

Cada uno es grande y haga lo que quiera pero para mí nunca se debe dejar el cine en medio de una película. Salvo que sea por necesidades más radicales como darse una vacuna o tener visita con el veterinario.

Este consejo también es para ustedes chicos! Claro, ustedes son chicos y por ahora no deciden si pueden irse o no en medio de un bodrio. Ta, igual, por suerte, no vivieron aquella época donde las “películas de animales” eran moda. En ese momento, los animales no hablaban, ni siquiera les ponían una voz a los desgraciados.

No me gustaría mencionarles ninguna en particular pero siempre detesté las películas de gatos. Aburridas como esperar al Mesías. No les hablo de las películas de dibujitos -sí, chicos, antes se les decía asi a las películas que actualmente ustedes conocen como de animación, 3D, las de Pixar, lo lamento-, me refiero a los films con animales de carne y hueso, con sus caras de tristeza y su necesidad de “actuar” (porque los animales no actúan) para evitar el látigo de detrás de cámara. Nota: chicos, si son muy sensibles no lean esta última frase que puse. Nota 2: chicos, me acabo de dar cuenta que tendría que haberles avisado antes de esta última frase y no después que la leyeran. Bueno, maduren, tampoco son tan chicos.

Irse del cine antes que culmine la película es como una falta de respeto. No tanto por la película -que tantas faltas de respeto nos han hecho en nuestras vidas- sino por nosotros mismos. Me explico: es seguro que esa película nunca más la volverá a ver porque en definitiva será mala o malísima (de lo contrario, se estaría frente a un caso de “masoquismo del séptimo arte”, más usual de lo que uno piensa) . Si marcha antes corre el riesgo de encontrarla iniciada en otros medios -Cable, Tv abierta, celular, reloj Casio, etc.- y obligarse a terminar de verla. En este sentido, pierde el doble de tiempo y gana el doble de humillación. Pienselo, lo dejo en sus manos.

Casos famosos de películas que hay que ver hasta el final para no topársela nuevamente en su desgraciada vida: Batman 4 (la de Clooney y Cia.) y todas las que tienen nombres únicos y con más de tres sílabas: Indochina (Régis Wargnier, 1992),  Australia (Baz Luhrmann, 2008), entre otros casos emblemáticos.

Los Aristogatos está buenisima, la de Chatrán es malísima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s