Las manos que andan por ahi.

¿Qué pasaría si de repente comenzara a caminar con las manos?, se preguntó durante largos años un ingenioso hombre, loco y delirante. ¿Me darían su mano para saludarme? ¿Me besarían el rostro? ¿Me invitarían a tomar té a las cinco de la tarde? ¿Hablarían conmigo? ¿Se vestirían igual a como visto yo? ¿Me contarían sus problemas? ¿Dormirían conmigo? ¿Se reirían de mí? ¿Olerían mis pies? ¿Caminarían a mi lado? ¿Podría seguir coleccionando guantes? ¿Debería utilizar la bufanda de colores en mis tobillos?

El ingenioso hombre, loco y delirante se había decidido al fin, luego de largos años de preguntarse siempre lo mismo se dispuso a tomar una respuesta. Se dio vuelta, se quitó sus zapatos de las manos y concluyó: nada, no sucedería nada, la gente siempre tiene la cabeza en los pies. En seguida, se quitó los calcetines y los lavó, tenían demasiado olor a mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s