Leer un libro.

En 1917, cansado de mantener su atención en tantos libros anodinos, el encargado de la librería “Scott and Waldorf” (en Londres) había inventado un nuevo sistema de lectura. Rebasado de ensuciar su vista con palabras y más palabras sin interés, debió tomar decisiones tan drásticas como poco comunes. Nunca más volvería a leer un libro desde el inicio, desde la primera página. Ni siquiera lo leería a partir de la mitad. De aquí en adelante solo tomaría la última hoja de cada manuscrito. De esta manera, al saber únicamente los finales, podía dar a los personajes la vida que él quería, y no lo que ofrecían los aburridos autores. Desde ese primer momento, los libros para el encargado de la librería “Scott and Waldorf” (en Londres) tenían solamente una sola hoja. Y con ella podía imaginar todas las cosas divertidas que su imaginación era capaz de construir.

Y llegó el día que se cansó de tantas hojas sueltas, y dejó de imaginar, y comenzó a escribir sus propias historias, y hoy –con sus más de 134 años- lleva editados 945 libros, todos surgidos de últimas páginas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s