Una nueva oportunidad.

En uno de los tantos concursos de preguntas y respuestas de la televisión americana, muy famosos a mediados de los años cincuentas, un niño prodigio era la estrella del programa. Llegó a competir contra más de cuarenta y tres contendientes. Todos de distintas razas, creencias, y gustos culinarios. A medida que el famoso niño ganaba competencias acumulaba años y dinero. Con el tiempo llegó a ganar mucho dinero, y muchos años también. Cuando debió lidiar con el participante número cuarenta y cuatro el productor responsable le tuvo que decir la triste verdad: en este programa sólo compiten niños, y tú ahora ya eres un hombre. El niño lloró varias veces y debió dar fin a su participación en el concurso.

Hoy, ese niño-hombre, continúa cambiando dinero y años a la gente más necesitada, buscando que alguien le dé una nueva oportunidad de vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s