El arte de fumar.

En plena época de los mandarines, un sabio le explicaba a su joven discípulo las prosapias y bondades del fumar. Mientras exhalaban opio con ligereza, el maestro le mostraba con actos que el fumar es uno de los mayores artes jamás imaginados.

-Observa con atención –le explicaba a su alumno-, si estás dispuesto a jugar con la muerte debes hacerlo con honor. Por eso, si te acercas a la degustación de este placer -continuaba con sus palabras-, debes saber una cosa: fumar es un arte, y como todo arte debe ser respetado como tal. Pero acuérdate de algo muy importante –anteponía el viejo maestro a su joven alumno-, si llega el día en que no lo veas así, olvídate de todo lo que acabo de mencionar. Has dejado el arte de fumar por la desobediencia del vicio, y eso marcará el camino de tu decadencia como hombre en esta tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s