Crónicas de la ciudad. Historias de vivos y de muertos II.

Se hace el vivo aunque es uno de los tantos muertos que tiene la ciudad. Le intenta abrir el bolso a una vieja en plena avenida, le quita la cartera, la empobrece un poco más. El pudor lo perdió hace rato, le suena a comida fría, a porquería. Recoge apenas unas cuantas monedas, su riqueza es proporcional a la infelicidad de la señora, la putea por la poca plata que tiene. Se devuelve a la ciudad, está ciego de nuevo, prueba con abrir la mochila de un adolescente. Siente que todos son cartones sombreados, que los puede moldear, pintar a su gusto. Al final, obtiene el botín que merece; ya puede pagar comida caliente y una cuota para el mismísimo infierno. Se sube al bus para ir a su casa, está cansado de ver tanta mierda en la calle. Se sienta al lado de una vieja que le cuenta que hoy le robaron. La ciudad está complicada señora, hay mucho hijodeputa suelto, le dice. Se queda mirando por la ventana. Escándalo, es un escándalo, se escucha cantar al chofer, lleno de inspiración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s