El fiel reflejo.

Foto2 - Juntos

Es duro recordar la voz, es lo primero que extraviamos. A mi no me cuesta escucharte, porque te tengo en mi oído cada día, cada día de mi vida. Siento terror si escapara, porque permitir es dejar un fragmento de mi historia, como la barca que va profunda sobre el río bravo. No quiero forzar el recuerdo, eso es perder, y perder es olvidarte. No soy tus zapatos, no soy tu mano, tan sólo fui un árbol donde te sentiste segura, donde confesaste sombras tantas veces como noches heladas o fiestas en primavera. Prefiero borrar las canciones antes que tu risa, aunque sé que en algún momento me olvidaré de todo, incluso de mis ojos. Y ya nadie me escribe confesando sus amores; tuve algunos más intensos que profundos, tuve otros más tiernos que sinceros. Hoy puedo decir que los perdí a todos. Y en el epílogo tomaré mates frente al Rio de la Plata, esperando al tiempo, demorando la línea del horizonte; con el sol de frente para que entibie la tristeza y queme el puente, con lo mismo de siempre: bajando el volumen de la música, apagando las luces, abrazando la nostalgia. Es como todo, como el vil destino, como la tempestad de la magia, como la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s