Una ciudad tan tan.

Vivo en una ciudad tan tan. Tan cercana, tan distante, tan grito innecesario. Una ciudad tan grapamiel, tan sin grapa, tan sin miel, tan mostrador de mármol. Tan murga-es-el-imán-fraterno, tan candombe, tan verano con lluvia. Una ciudad tan mate lavado, tan torta frita, tan fainá de orillo. Tan cumbia en los ómnibus, tan a su tiempo, tan a su ritmo, tan desafinada. Una ciudad tan bo, tan ta, tan señora baldeando la vereda a las tres de la tarde. Una ciudad tan calle rota, tan adoquín, tan cementerio con vista al mar. Una ciudad tan agua que cae

cae

cae

cae

Una ciudad tan fútbol de medio pelo, tan vaca, tan penillanura, tan taza. Una ciudad tan risa, tan nervio, tan auto vacío. Tan bicicleta sin ciclovía, tan ciclo de vida sin tanto ciclo, sin tanta vida. Una ciudad tan Calush, tan 33 orientales. Una ciudad tan sobreviviente, tan playa, tan aire. ¿Cuánto nos cuesta la ciudad? ¿Cuánto nos pesa la mochila? Una ciudad tan pueblo con ganas de algo, rasguñando el deseo, respirando el exilio, viviendo una y otra vez la diáspora. Una ciudad tan eso. Tan indescriptible, tan desafortunada, tan al sur del sur.

Anuncios

8 pensamientos en “Una ciudad tan tan.

  1. que lindo !! tan caja de sorpresas y solitaria, tan perdida y gris, tan sucia y descolocada, de rincones tan amorosos .. tan rara. Gracias me encantó lo que escribiste 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s